28 de diciembre de 2007

Tiembla Luchito y Mario



NAVIDAD


Esta mañana desperté con un sonido bien penca pa escuchar mientras uno está así como durmiendo-despertando, por suerte no era un taladro sino una wa más crocante. La cosa es que se había caído un papel de regalo en mi cabeza y yo lo aplastaba y agarraba como pensando que era sábana y exigiéndole al pobre papel que sea suave pero no. Entonces desperté.

Y dije, shuaa, la mansa Navidad, pero no era Navidad, pero como que siento que toavía es navidá. Nunca me ha emocionado musho el asunto navideño, pero es que a mi mamá le gusta y yo lo hago por ella y quizás cuando tenga hijos lo haré “por mis hijos” y así sucesivamente haciendo was pork la gente que quiero le gusta que haga la wa.

Lo más penca de este año, fue que como comimos tanto tanto, todos los planes de carrete se fueron a la super xuxa, mientras mi mamá como saltarina, rebotaba por toda la casa poniendo cintas y was. Mi papá con cara de poto pork no le gustaron los zapatos que le regalamos y toa la wa típica de Navidá.

Pero yo quería irme de juerga, lo había esperado too el rato, hice ls was en función de irme de parranda y PLAF. De repente en mi mundo apareció Tony Camo y me decía: tienes sueeeño, muuuuucho sueño. Y yo hipnotizada caí.

No hablaré de mis acompañantes que igual cayeron con Tony.

Y así po, la navidad fue como las gringas, pero con papel de regalo más chileno eso si, o esos regalos con la nueva cintita que traen los regalos comprados en el mall. Un hilo culiao que hay que tirar y que no sabis onde xuxa poner el scotch, pero al final igual resulta y queda bonito y se agradece.

Eso fue la navidá, llena de regalos, excesivamente llena de regalos pienso yo. Recibí cosas preciosas, pero si alguien me preguntara qué le pedí al viejo pascuero, le diría: Un beso en la boca!

TERREMOTOS

Me da ligeramente una cosquilla del tipo rabia cuando se ponen a conversar sobre terremotos y mi nula experiencia en ello. Penca la wa de la tragedia, pero igual po loco. Nah que versh.

Como sea, anda una cadena de mails odiosa diciendo que el terremoto se viene, andan ls amigos del instituto sismográfico cn q el terremoto se viene y así sucesivamente too se viene y uno lo espera.

Como si esperara al cuco, como si esperara a una persona que se llama terremoto. Esa persona igual podría ser yo, una vez mi papá me dijo que yo era un terremoto y bueno si hablamos de terremoto ay. Yo quiero tomarme uno en la piojera o en cualquier lugar, en el verano un buen terremoto se agradece.

Pero en el fondo igual me da miedo, porque hace poco tiempo que sentí un dolor de esos que te dejan pa la corneta po. Entonces pienso, shuaaa, si llegara esa persona terremoto y me aplasta la pierna. OOOOOOOOOOOHHHHHHHHHH NOOOOOOOOOOOO yo sé que no quiero sentir ese dolor, entonces tengo que elaborar una estrategia para que mi pierna no sea víctima del señor terremoto que nos viene a visitar, ya que en cada crujido de casa vieja lo veo venir y en cada temblor de mi pierna mala lo veo venir y tbn lo veo venir cuando se corta la luz como anoche que caché que no hay velas a mano y eso.

Y a cada rato me imagino a don Terremoto dejando la cagá y vivo pensando en el espacio seguro de la casa o el patio, haciendo rutas de escape y también pensando en que no quiero que se muera alguien que quiero.

1 comentario:

malas juntas dijo...

chucha maru la mansa volaíta en que te vai en este blog, cuando le logro agarrar el hilo, lo entiendo...

me cagué de la risa con el texto de la navidad, y las weás que uno hace porque hay gente que uno quiere que son felices si uno las hace...

bueno, eso, hace tiempo quería comentarte pero siempre he sido malo pa comentar, pero me gusta tu forma de escribir, así como explosiva y bien punk

eso, saluuuuuudos!