6 de marzo de 2011

Renacer


Comenzaré por decir que tengo la culpa, toda la puta culpa de dejar de escribir, de dejar de pinchar cada comentario ajeno con una opinión aguda y dura. No me di ni cuenta cuando mi vida de conviviente en pecado y la maternidad, más esa estúpida misión femenina de ser la súper girl que hace todo y nunca falla, se convirtieron en asesinos de algo profundamente mio y vulnerable como lo es la expresión.
Nunca pensé que podía pasar.
Pero pasó.
y ya pasó.

VOOORRRRRRRRRRVIIIIIIIIIIIII

Y aunque nadie me lea será, seré y retomaré el mando de este blog.

Primero que todo debo comentar que mis temas de la semana son: verguenza de reguetón, rechazo en la cara y volver a uno mismo.
Y parto al revés, o sea, comienzo diciendo que nunca imaginé como el amor te hacía cagar como persona, o sea, más que el amor, el hecho mismo de ponerse a pinchar a pololear y todo lo que pueda venir después. Hablaré por mi y luego empiezo con el clásico: tengo una amiga a la que... bla bla bla.

En mi caso pasó que me enamoré y me puse estúpida, hubo momento en que no pude estudiar de puro enamorada, tonta del tipo: ah? qué dijo? Y luego empezó una cosa más profunda, esa de compartir vida y opiniones tan influyente que sin querer queriendo dejé de hacerlas y plaf. cooperativa.cl

Por suerte, a veces llega ese momento en que uno para el mambo y pone las cosas en orden, el amor en algún momento te tiene que traer de la estupidez a la lucidez. Yo volví, TARDE, pero volví.

Hoy pienso en cómo poder controlar eso, y ahora por fin entiendo esos comentarios sobre enamorarse como pendeja. Yo soy de esas, estilo la gordita de carrusel.

Lo bueno de llegar al momento de lucidez es que al fin creces para valorar el tiempo a solas, las actividades que expresan tu individualidad y bueno, dejar de pensar en el otro como si fuera lo único que hay en el mundo. Esto se aplica también para las personas que se enamoran de su trabajo o de su perro.
Y ahora hablaré de las clásicas amigas, bueno, casi todas se han puesto a pololear, o se han casado y PLAF, las perdimos forever. La show en su primer pololeo de verdad fue la abducción misma. Qué penca eso, me carga.

Por eso paso al tema dos, el rechazo como una gran bofetada en la cara. Hoy en mi nostalgia de ex obesa y ex alcohólica pienso en aquel chiquillo que me ha rechazado desde hace 7 años aprox. (incluyendo facebook). Es esa bofetada en la cara que significa tomar conciencia de que alguien no te quiere en la vida, que no quiere ser tu amigo, mucho menos algo más.
Pero no es el concepto de un rechazo amoroso simplemente, es esa wea súper fuerte dentro del ego-corazón-mente que se chupa y se va a negro absorbiendo el rechazo.

En el fondo es el momento en el que lo que parece súper cotidiano toma su peso real, porque hablar sobre alguien que le cae mal o que penca es una persona es trivial en una conversa en la que - obviamente - la persona no se encuentra. Pero con el peso real de ello, me refiero a que la persona integre ese rechazo y lo convierta en algo dentro de si.

Hay gente que lo convierte en pena, otros en rabia y bueno, yo todavía no sé en qué lo convierto porque sigo mandando invitaciones que rebotan, con ello reflexiono diciendo: me habré pegado la cachá:

N.O.T.E.Q.U.I.E.R.E.N.A.H.I.


Y es brígido, es súper duro. Especialmente si lo analizas a las 3 am. Un horario en el que todos debiéramos hacer una auto -observación, porque a esa hora el sueño nos baja barreras mentales, a esa hora se puede abrir el corazón. En efecto, el silencio y el cansancio hacen salir temas realmente relevantes y sin dudas creo que es la mejor hora para hacer el amor. Y amor con corazoncito y sin corazoncito.

Después de las 12pm se empiezan a bajar las barreras.

Con esto me acordé de un viaje en un jeap hacia la chapada diamantina en Bahía en Brasil, el Jeap era el único medio de transporte y lo esperé durante horas, llegó de madrugada y nos llevó a través de quebradas en el lugar más rural que he visto en mi vida. Yo tenía tanto sueño que cabeceaba brígidamente, pero me mantenía despierta porque tenía tanto miedo de morir en un accidente. Eran las 3 de la mañana y en ese estado semi conciente aparecían bicicletas en el camino que se cruzaban y plaf un movimiento brusco del cuerpo y cachaba que eran ramas. Alucinación del sueño lo bauticé.

Y bien, eso pienso y el tercer tema del día es sólo una cápsula sobre por qué me da TANTA verguenza que me guste una canción de reguetón o bachata. Decidí superarlo así que comparto con ustedes una canción que me encanta.
jajaja



Qué verguenza.


Terapia qlia.


Aventura & Don Omar- Ella Y Yo
Cargado por kareem93. - Ver más clips de música, videos en HD!


En el próximo post hablaré sobre lo que significa perder casi 30 kilos en la vida.

Foto: Eldyfuego

6 comentarios:

La Pame dijo...

Otra hija pródiga, que ha vuelto también hoy, te da la bienvenida.

Luisa Ballentine dijo...

Esa canción es lo máximo.

(:))

Marulista dijo...

La Pame: Bien, somos 2 y espero seamos perdonadas por el padre Blogger.

Luisa: Tu eres la "mami" del reguetón.

Pamela Noemí dijo...

Estoy segura que nos perdonará, al menos eso dice la parábola.

Pamela Noemí dijo...

Estoy segura que nos perdonará, a menos eso dice al respecto la parábola.

°°Janekeo°° dijo...

tengo una sganas enormes de hablar contigo por skype, ya que es la única forma medio presencial que conozco.

hecho de menos esas pocas veces que nos juntamos, sí maru, fueron pocas
pero provechooooooooooooosas, te acuerdas, siempre hablábamos mucho....

te quiero y echo de menos y enr ealidad, me reconozco como una persona que se junta poco con los amigos y amigas pero que sabe aproivechar esos momentos

I love!