12 de abril de 2007

Universidad



En periodismo se utiliza el "enganche" como método de atracción a la lectura. Una especie de intertextos en que el enganche no tiene que ver realmente con la noticia, sino con una relación morbosa sobre parte de ella, apelando entonces a una "compra" de lectura. Pero yo no sé hacer eso ni me interesa, por eso iré al grano.

Hoy escribo sobre mi gran obsesión, Jaques Derrida. Para los que no lo conocen: él es un filósofo Francés de corriente postestructuralista, podría decirse también que es de la generación que destruyó el estructuralismo. Propone la decontrucción como método de pensamiento y el decontructivismo, que es la pomada que me vendió este caballero.

Pondré un fragmento interesante de la lectura de esta semana:

"Cuando digo «más que crítica», sobreentiendo «deconstructiva» (¿por qué no decirlo directamente y sin perder tiempo?). Apelo al derecho a la deconstrucción como derecho incondicional a plantear cuestiones críticas no sólo a la historia del concepto de hombre sino a la historia misma de la noción de crítica, a la forma y a la autoridad de la cuestión[i], a la forma interrogativa del pensamiento. Porque eso implica el derecho de hacerlo afirmativa y performativamente[ii], es decir, produciendo acontecimientos, por ejemplo, escribiendo y dando lugar (lo cual hasta ahora no dependía de las Humanidades clásicas o modernas) a obras singulares. Se trataría, debido al acontecimiento de pensamiento que constituirían semejantes obras, de hacer que algo le ocurriese, sin necesariamente traicionarlo, a ese concepto de verdad o de humanidad que conforma los estatutos y la profesión de fe de toda universidad.

Ese principio de resistencia incondicional es un derecho que la universidad misma debería a la vez reflejar, inventar y plantear, lo haga o no a través de las facultades de Derecho o en las nuevas Humanidades capaces de trabajar sobre estas cuestiones de derecho -esto es, por qué no decirlo de nuevo sin rodeos, de unas Humanidades capaces de hacerse cargo de las tareas de deconstrucción, empezando por la de su historia y sus propios axiomas.

Consecuencia de esta tesis: al ser incondicional, semejante resistencia podría oponer la universidad a un gran número de poderes: a los poderes estatales (y, por consiguiente, a los poderes políticos del Estado-nación así como a su fantasma de soberanía indivisible: por lo que la universidad sería de antemano no sólo cosmopolítica, sino universal, extendiéndose de esa forma más allá de la ciudadanía mundial y del Estado-nación en general), a los poderes económicos (a las concentraciones de capitales nacionales e internacionales), a los poderes mediáticos, ideológicos, religiosos y culturales, etc., en suma, a todos los poderes que limitan la democracia por venir.

La universidad debería, por lo tanto, ser también el lugar en el que nada está a resguardo de ser cuestionado, ni siquiera la figura actual y determinada de la democracia; ni siquiera tampoco la idea tradicional de crítica, como crítica teórica, ni siquiera la autoridad de la forma «cuestión», del pensamiento como «cuestionamiento». Por eso, he hablado sin demora y sin tapujos de deconstrucción."

Conferencia "La universidad sin condición", de Jacques Derrida. Fue pronunciada en inglés en la Universidad de Stanford (California) en el mes de abril de 1998, dentro de la serie de las Presidential Lectures

5 comentarios:

°°JanEKew°° dijo...

esto del postmodernismo amiga

el estar y no estar y seguir estando en la ausencia

la deconstrucción está en todo y a veces atomiza o como sea...

este caballero según un profe mío tiene un sereno caminar y es de lo más amoroso... jaja em acordé de eso

besos se viene tu cumple tqm y suerte con el camino de colores y flechas

Claudis. Con la direccion de su blog olvidada. dijo...

ah! Maruja de los mil demonios!

Aplicar lo aprendido en un blog tan lindo y detalladamente construido y constructivo como es el tuyo hace bien para la mente, sabiamente hablando.

EN MI VIDA! había escuchado hablar de ese sujeto, táchame entonces de ignorante, que ni capaz soy de escribir fantacia jajaja (lo hago para que digas.. fantaSia weooon)

Te quiero amiga mía.

Espero te funcione ,tb, "Aquello".

Anónimo dijo...

Estoy seguro que jamás lograrás sacar a Derrridá de tu cabeza, eres demasiado matea para liberarlo aunque sea en un blog.

tqm

tanya dijo...

no se donde lei esto antes. Lastima que es el mundo real las universidades sean objeto de genocidio.

gaby salinas dijo...

error... el enganche no es
ni morboso ni sensacionalista,
simplemente busca,
como dice la palabra,
enganchar al lector

como se ultilice
es otro cuento